Categorías
Uncategorized

RAÍZ DE LA LEYENDA

La leyenda negra de Leonor de Aquitania comenzó por los rumores de una relación incestuosa entre ella y su tío Raimundo de Antioquia, formando así las afirmaciones que le forjaron la fama de libertina. Su marido, Luis VII, al enterarse de este rumor viajó a Antioquia para recoger a su esposa, pero ella ya no quería seguir sus órdenes y le pidió el divorcio, lo cual, generó un odio profundo en Luis y, en general, en los franceses.[1] Sin embargo, al casarse casi inmediatamente de la separación, con Enrique II, provocó aún más odio hacia la duquesa de Aquitania.

Felipe II de Francia fue uno de los que ayudó a promulgar la supuesta maldad y el descaro de la mujer. Durante su mandato, se crearon una buena cantidad de crónicas, escritas por Aubry des Trois Fontaines, donde se retractó a Leonor como una señora lasciva, que en comportarse como una ramera, provocó una guerra entre Luis y Enrique. Finalmente, defendió a su padre, afirmando que realmente fue él quien lo abandonó en comportarse como una prostituta y no como una reina.[2]

Pintura medieval que ilustra el divorcio de Luis VII y Leonor de Aquitania.

Fue debido a su lascivia que Louis abandonó a su esposa, que no se comportó como una reina sino más bien como una puta.

FELIP II

[1]Imagen sacada del post https://en.wikipedia.org/wiki/Eleanor_of_Aquitaine

Pero no sólo se originó la leyenda a través de los autores franceses, sin embargo el clérigo y escritor Galés Giraldus Cambrensis, la mencionó. El autor, escribió importantes obras sobre Irlanda y Gales,[3] y llamó a Leonor en su obra Retractationes,[4] concretamente en el capítulo 6, donde la juzgó para crear un plan para casarse con Enrique II de Inglaterra. Giraldus, explicó cómo la mujer ideó una anulación injusta de su matrimonio con el patriarca francés. Todo ello, para casarse inmediatamente con Enrique.[5] También, la insinuó como una ramera, exponiendo la idea de que, aunque ella tuviera reputación de haber estado con más de un hombre en la cama, Enrique la aceptó como esposa.[6]

El autor, sin embargo sepultó todas las desgracias del reino inglés en los “pecados” lujuriosos de la reina y el rey Enrique. Explicó como el rey sepultó a la desgracia de sus posesiones en atreverse a estar con el adulterada reina de Francia. Además, el juzgó por haber llevado a la duquesa lejos de su marido para casarse finalmente con ella. Se preguntó pues, como podría salir una raza afortunada de tal maldad? Sepultando, una vez más, a la reina como perversa, asegurando que Dios no ayudaría a una familia tan podrida como la suya.[7]

Finalmente, explicó como una la infidelidad por parte de Enrique separó al matrimonio, haciendo que Leonor enfrentara a sus hijos contra su padre. Todo ello, fue juzgado por el cura, diciendo que una familia tan esbrellada y dividida como la que tenían ambos, y teniendo en cuenta sus corruptos raíces donde todos habían venido del diablo,[8] era normal que toda la familia estuviera dirigida al infierno, por culpa de los pecadores originales: la divorciada y libertaría Leonor y Enrique.

Y no sólo la juzgaron por sus relaciones como lo hizo el cura, también son varios los rumores sobre la muerte de Rosamond, amante de Enrique, a manos de Leonor. Muchos autores de la época le acusan de haberla matado en un ataque de celos. Quien, por ejemplo, la trató de asesina, fue el poeta, trovador y historiador Chrétien de Troyes. Él, fue el escritor de importantes poemas y romances para la literatura franceses.[9] Pero fue en la obra de Crónicas de Londres, publicada en el siglo XIV, donde mencionó a Leonor. En concreto, fue en el volumen 12, del libro donde la juzgó. El autor, explicó que la muerte del amante fue tremendamente dolorosa para el rey Enrique y, aún más, al enterarse de cómo se acabó. Según el autor, su cruel mujer, sin empatía por la joven, lo asesinó premeditadamente con veneno, haciendo que el rey Enrique no la hablara en mucho tiempo: no podía perdonarle que hubiera matado a su amante preferida .[10]

Ilustración de Leonor de Aquitania.

Al revelar toda la verdad, el rey Enrique se desmayó por el dolor y permaneció en el suelo durante mucho tiempo en tránsito antes de que alguien pudiera sacarle una palabra.

Chrétien de TROYES

[2]Imagen saca de la página web https://www.keralapool.com/photos/who-was-eleanor-of-aquitaine.html

De lo contrario, también los autores contemporáneos a ella, mencionaron la participación de Leonor en el movimiento del amor cortesano, participando como juez en los Tribunales del Amor. El primer registro que tenemos de este leyenda proviene del autor francés Andreas Capellanus conocido por escribirtratado sobre el amor.[11]En este último,en concreto en el tercer libro, habló sobre casos de los Tribunales del Amor supuestamente reales, presididos por Leonor y sus consortes.Según el autor, la duquesa seguía la tradición trovadoresca donde juntaba a jóvenes para casarlos. Pero, Capellanus resalta como a menudo cometía errores: ilustró el caso en que juntó a dos jóvenes, que sin saberlo, estaban relacionados en sangre, manteniendo una relación incestuosa. Además, una vez que el joven se enteró intenta separarse, pero la mujer no quería. Este último hecho fue condenado por Leonor, quien según el autor, proclamó el hecho de seguir amante a su prometido como un delito inmoral, mostrando una vez más la leyenda de una mujer insensible y cruel.[12]


[1]Luis VII de Francia estuvo casado y divorciado con Leonor. Fue el mismoquien terminó su matrimonio con Leonor. La razón oficial del divorcio fue la consanguinidad: estaban conectados por sangre en menos los “siete grados” permitidos, estaban relacionados dentro de cuatro grados de su lado y cinco de ella. Es decir, podía contar cuatro generaciones hasta su ancestro común, mientras que ella contaba cinco. Sin embargo, la relación de sangre entre ellos era más una excusa para el divorcio, ya que la relación había sido bien conocida durante años e incluso había sido excusada por el Papa. Si desea saber más, consulte el trabajo de Elizabeth Strickland, Lives of the Queens of England from the Norman Cuencast, Cambridge University Press, Cambridge, pp. 251. También, para obtener más información al respecto, puede leer el capítulo 10 del libro de John PARSONS, Eleanor of Aquitaine: Lord and Lady, Palgrave, Nueva York, 2003, pp. 225-23.

[2]” La esposa abandonada de Louis, rey de los franceses, fue llevada por Henry, conde de Anjou y duque de los normandos, a partir de entonces rey de Inglaterra. Esto provocó una guerra entre ellos. Fue debido a sulascivia que Louis abandonó a su esposa, que no se comportó como una reina sino más bien como una puta. “.  Georges GDUBY, Damas du XII siècle, Paris, Gallimard, 1995, pp. 18.

[3]Adjunto, para quien esté interesado, dos ediciones de dos obras del autor: Gales Giraldus, Giraldi Cambrensis Opera: Topographia hibernica, Banbury, Londres, 1867; y puede leer el libroItinerarium Cambriae en en siguiente enlace: ttps: //www.vanhamel.nl/codecs/Itinerarium_Cambriae_ (Gerald_of_Wales) (07/09/2020)

[4]Gales Giraldus, Retractationes, Chronicles, Londres, 1861.

[5]“Enrique II de Inglaterra se casó con Leonor después de que ella se separas de Luis VII. La boda, unió así sus dominios en Francia con los que ya poseía el heredero al trono inglés. De este modo, se formó el llamado Imperio angeví, en el que los reyes de Inglaterra, controlaban un territorio ocho veces superior al dominado por Luis VII. “. Por favor, puede leer por más información lea el trabajo de Matthew LEWIS,Henry II and Eleanor of Aquitaine: founding an Empire, Amberley Publishing, Londres, 2020, pp. 68.

[6]“Para él, Henry, hijo de Matilda, tuvo éxito, y sobre él Eleanor, reina de los franceses, echó una mirada imprudente, ideó una anulación injusta y se casó con él, aunque tenía una reputación secreta de haber compartido el sofá de Louis con su padre. Geoffrey Por ello, se presume, su descendencia, contaminada en la fuente, llegó a su fin. “. Fiona Whelan, The Making of Manners and Morales in Twelfth-Century England: The Book of the Civilised Man, Routledge, Nueva York, 2017, pp. 195.

[7]” Como para coronar todas estas enormidades, que ya eran demasiado enormes, el rey Enrique, como declaraba un informe común, se atrevió con una relación adúltera para contaminar a la llamada reina de Francia, y así se la llevó lejos del su propio marido, y terminó en realidad se casó con ella. ¿Cómo, entonces, pregunto, de tal unión podría nacer una raza afortunada?Pasaje extraído de Medieval Sourcebook Gerald of Wales: The Death of Henry II and Comment on the Angevin Family, from De Instructione Principios (On the Instruction of a Prince), http://web.csulb.edu/~ssayeghc/medieval/henryandangevins.htm (05/24/2020), Capítulo XXVII.-DEL ORIGEN DE REY HENRY ASÍ COMO REINA ELEANOR.

[8] “La existencia de una amante de Enrique II provocó el enfrentamiento entre Leonor y Enrique. Esto, conlleva queLeonor promoviera la rebelión de tres hijos del rey contra su padre. Después de reprimir la rebelión, el rey encarceló a Leonor, primero en Chinon y luego a Salisbury, donde permaneció bajo arresto hasta la muerte de su esposo. Además, el rey Ricardo menudo estaba acostumbrado a referirse a este evento; diciendo que no era de extrañar, si viene de una raza así, los hijos no deberían dejar de acosar a sus padres y hermanos para pelear entre ellos; porque sabía que todos habían venido del diablo, y al diablo irían. Cuando, por tanto, la raíz era tan corrupta en todos los sentidos, como era posible que las ramas de tal población pudieran ser prósperas o virtuosas? “ Para conocer más información, puede leer el libro de Michael Staunton, The Historians of Angevin England, Oxford University Press, Londres, 2017, pp. 227.

[9]Comparto, a modo de ejemplo, dos ediciones de sus poemas, Chrétien de TROYES, Lancelot, el Caballero de la carreta, THe University of Georgia Press, Georgia, 1990; Yvain, el Caballero del León, Yale University Press, Garamond, 1987 y el romance de la Historia de Perceval o el cuento del Grial, Oveja Negra, Madrid, 1983.

[10] “El orden del rey fue obedecida de inmediato, y se le mostró el cadáver de Rosamond, que había sido condenadamente asesinato. Al revelar toda la verdad, el rey Enrique se desmayó por el dolor y permaneció en el suelo durante mucho tiempo en tránsito antes de que alguien pudiera sacarle una palabra. “. Fragmento extraído del trabajo de Chrétien de TROYES, Croniquts de LondonAung Ict, Londres, 1841, pp. 3-5.

[11]Adjunto, a modo de ejemplo, la edición de su libro más conocido: Andreas Capellanus, Donde Love,ed. and trans. PG Walsh. London: Duckworth, 1982.

[12]“Esta otra historia de amor fue sometida a la decisión de la misma reina. Un cierto hombre que en la ignorancia se unió en el amor con una mujer que estaba relacionada con él, intentó abandonarla cuando descubrió su culpa. Pero la mujer fue perseguida por la cadena del amor y trató de mantenerlo en la observancia del amor, diciendo que el crimen estaba completamente excusado debido a que cuando empezaron a disfrutar del amor, era sin pecado. En este asunto, la Reina respondió lo siguiente: ‘Una mujer que, bajo la excusa de un error de cualquier tipo, busca preservar un amor incestuoso, claramente va en contra de lo que es correcto e incorrecto. Siempre estamos obligados a oponernos a cualquiera de estas acciones incestuosas y condenables que sabemos que incluso las leyes humanas castigan con penas muy fuertes. “. Andreas Capellanus, The Art of Courtly Love,Columbia University Press, Nueva York, 1990, pp. 168.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *